Cuando hablamos del necesario cambio que la escuela tiene que dar, no sólo tenemos que nombrar la metodología, el cambio en la mirada hacia nuestro alumnado, la reflexión sobre cómo aprenden los niños, la observación y el respeto a las necesidades de cada una de las personas que está en el aula, y de todos los aspectos que nuestra pedagogía lasaliana pretende dar respuesta,  sino que también es necesario hablar de algo que durante mucho tiempo ha parecido trivial o ya superado como es el ambiente donde se desarrolla el aprendizaje diario.  Un ambiente que pretende estar atento a las necesidades reales de los alumnos y  contribuir  así en la educación integral de los niños a través del compromiso que tiene todo docente lasaliano en ofrecer siempre una enseñanza integral al alcance de sus alumnos. 

 Han sido muchos los que nos han inspirado. A lo largo de la historia de la educación son varios los autores que han introducido y apostado por el trabajo en ambientes.  Montessori con la idea de construir espacios estructurados, seguros y organizados basado en el respeto hacia los niños; Freinet que propondrá los talleres como metodología para que los niños prueben, creen y se expresen libremente; Dewey con la teoría del “aprender haciendo”… y otros muchos autores como Decroly, Claparede o las hermanas Agazzi.  Y por supuesto San Juan Bautista de La Salle. A partir de estas ideas aparece la necesidad de cambio y de hablar del gran papel que juega el ambiente para una enseñanza más eficiente.

 Los ambientes de aprendizaje suponen una nueva organización del tiempo y de los recursos para conseguir grupos más ricos, reducidos y homogéneos, con alumnado de diferentes edades. Todo ello permite ampliar las oportunidades de experimentación, investigación, de juego y de relación que favorecen a la creación de una comunidad de convivencia y aprendizaje.

Los principios clave del trabajo por ambientes se resumen en:

  1.  El alumno o alumna construye su propio aprendizaje.
  2.  El docente adquiere un rol de guía y mediador del proceso de aprendizaje.
  3.  Favorece la motivación intrínseca y extrínseca de los alumnos.
  4.  Potencia las relaciones interpersonales.
  5.  Utiliza el juego como recurso didáctico.
  6.  Plantea la organización de los espacios y materiales como principal estrategia didáctica.

Si además hablamos de las primeras edades donde el descubrimiento, el movimiento y la interrelación constante con el entorno es la base del aprendizaje, pensar y disponer de unos ambientes adecuados se hace indispensable para la escuela que queremos.

Nuestra propuesta empieza en infantil, y ahora también  primero y segundo de primaria pretende dar continuidad a esta metodología.

 Los ambientes son los siguientes: Ambiente “expres-arte” (en el aula de Ester), ambiente “Pitágoras” (en el aula de Susana), ambiente “Comunicando” (en el aula de Ana ), ambiente “Descubriendo el mundo” ( en el aula de Toni), ambiente ” Interioridad” (en el aula de Hara con Belén).

El ambiente Expres-arte se presenta como un lugar de creación que potencie al máximo la capacidad expresiva.

 Un espacio de múltiples  recreaciones artísticas, entendiendo el arte en su más amplia concepción: expresar a través de la pintura, la escultura y la música.  Actuar sobre los diferentes materiales para crear unas obras nuevas de forma creativa poniendo en marcha la imaginación y la fantasía.

El ambiente Pitágoras  ofrece diferentes materiales  que giran entorno a la búsqueda del desarrolla del pensamiento lógico matemático. Donde el niño tiene la oportunidad de vivir la experiencia de comprar o vender en un supermercado, hacer experimentos, jugar con materiales con el fin de extraer sus propias conclusiones lógicas.

El ambiente Comunicando pretende despertar la curiosidad y el placer por la lectoescritura. Ofreciendo diferentes situaciones de comunicación y propuestas para que le niño pueda disfrutar con todas las diferentes manifestaciones del lenguaje. 

El ambiente de Interioridad pretende ofrecer un lugar seguro donde poder conocer, compartir y expresar nuestra parte más trascendente.  Libertad de movimiento con propuestas de yoga, libros y materiales para conocer el mundo de las emociones y valores.

El ambiente Descubriendo el mundo pretende ser una ventana donde el niño pueda observar, crear y conocer todo lo referente al mundo que le rodea,… geografía, anatomía, botánica…

Espacios temáticos donde investigar, experimentar y aprender de un modo libre donde las actividades no son dirigidas y los niños son los protagonistas de su aprendizaje.